8 Consejos para mantenerse bien y saludable

0
8 Consejos para mantenerse bien y saludable
4 votos - 4

Si bien es cierto que la fórmula de la eterna juventud es una utopía, mantenerse saludable es sólo una cuestión de hábitos y actitud. Una buena calidad de vida, basada en una alimentación sana y balanceada, reducir el estrés y la actividad física son parte de la estrategia. A continuación veremos algunos consejos para mantenerse bien y saludable.

consejos para la salud
8 Consejos saludables para sentirnos mejor

Incluir antioxidantes en la dieta

Los antioxidantes naturales o fabricados por el hombre son sustancias que ayudan aprevenir o retardar daños específicos a las células. Los antioxidantes están presentes en muchos alimentos, como las frutas, las verduras, el pescado y las semillas, así como también pueden ingerirse mediante suplementos dietéticos. Ejemplos de antioxidantes: Beta carotenos, Luteína, Licopeno, Selenio, Vitamina A, Vitamina C, Vitamina E.

Existen estudios que han comprobado que una dieta rica en verduras y frutas reduce los riesgos de padecer ciertas enfermedades, además de ser muy saludable.

En cuanto a los suplementos con alto contenido de antioxidantes, siempre deben consumirse bajo supervisión médica, toda vez que, en algunos casos, pueden relacionarse con ciertos problemas de salud. Por ejemplo, el beta-caroteno en altas dosis puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de pulmón en los fumadores.  Elevadas dosis de vitamina E, pueden aumentar el riesgo de aparición de cáncer de próstata. Estos suplementos también pueden reaccionar desfavorablemente al interactuar con ciertos medicamentos.

Evitar la inflamación

Si incorporamos a nuestra dieta verduras verdes y alimentos ricos en Omega 3, (aceite de pescado), ayudaremos a evitar que nuestro cuerpo se inflame. En la misma proporción debemos evitar el consumo de azúcares, ya que son altamente procesados o contienen gran cantidad de grasas saturadas y favorecen a la inflamación del cuerpo.

Quizás te interese ver: Señales para detectar una dieta deficiente

Beber más agua

Las personas adultas deben ingerir un litro de agua o más diariamente. El agua regula la temperatura del organismo y permite la eliminación de las toxinas derivadas del metabolismo y del estilo de vida industrial. El agua limpia la piel, beneficia a los riñones, ayuda al control del apetito y mantiene la energía.

Lo recomendado es no tomar bebidas nocivas como las gaseosas y los jugos pasteurizados que tienen muchas calorías y realmente no mitigan la sed. Si se necesita sentir sabor, se le puede agregar un poco de limón al agua o lima. Los jugos naturales también aportan positivamente a una dieta saludable. Como todo, en exceso es malo, mira los verdaderos efectos de engañar al estomago con agua.

Desayunar

El hábito de desayunar  temprano es fundamental para una buena calidad de vida. Si el desayuno se compone de proteínas y granos integrales, evitará que se coman grandes cantidades a la hora del almuerzo. Los estudios han demostrado que aquellas personas que no desayunan, siempre  terminan comiendo mucho más en el almuerzo y en la cena. Mientras más sano sea el desayuno, la persona se sentirá más energizada y no necesitará comer tanto a lo largo del día.

Mantener una alimentación balanceada

Si la mayoría de los alimentos que se consumen son frutas y verduras, parte del camino está trazado. La proteína, los lácteos con poca grasa y los granos integrales también son indispensables para una dieta sana. Cuando se logra establecer el hábito de comer sano, el cuerpo se siente más cómodo. Al principio, el organismo puede sentirse afectado por la ausencia de carbohidratos y grasas, pero cuando se habitúa a una dieta equilibrada, los resultados físicos y emocionales son sorprendentes.

Quizás te interese ver: Como planificar tu dieta según tu trabajo

Realizar ejercicios

Ponerse en forma, además de ayudar a mantener un peso saludable, ayuda a tener más autoconfianza. Los ejercicios aportan muchísimos beneficios, entre ellos una buena salud cardiovascular y la prevención de enfermedades como la diabetes,  el Alzheimer, entre otras.

La actividad física fortalece el sistema inmune, aumentando los anticuerpos y los linfocitos. También ayuda a dormir mejor.

No comportarse de manera riesgosa

Los riesgos innecesarios pueden traer consecuencias negativas para la mente y cuerpo, las cuales pueden ser devastadoras con el paso del tiempo. Si se pretende mantener una vida saludable, lo más recomendable es: practicar sexo seguro, evitar la bebida en exceso, dejar de fumar y de consumir drogas.

Descansar lo suficiente.

Cuando se duerme, el organismo genera las células para combatir las infecciones, la inflamación y el estrés; no dormir completo, facilita la propensión a las enfermedades y aumenta el tiempo de recuperación de cualquier patología.

Dejar una respuesta