Cómo blanquear las uñas amarillas en casa

1
Cómo blanquear las uñas amarillas en casa
1 voto - 5

Si tu nunca das un descanso a las uñas, es muy probable que entre un esmalte y otro notes que están algo amarillentas, debido al excesivo esmaltado y el uso de acetona o productos químicos. Por esto, he decidido hacer un artículo especial con recetas caseras que ayudan a aclarar tus uñas y disminuir el color amarillento.

Cómo blanquear las uñas amarillas en casa

Agua oxigenada y agua

Una manera simple y fácil de blanquear las uñas, es usar agua oxigenada con un poco de agua caliente. Sólo poner el agua caliente en un recipiente y agrega una tapita de botella de agua oxigenada (volumen 10), y luego pones tus uñas durante 10 minutos. Recordando que las uñas deben estar sin pulir y sin ningún residuo químico.

Jugo de limón

Otra receta casera para aclarar las uñas, es frotar las uñas con jugo de limón y dejarlo reposar durante 10 minutos. Recordando que no debes exponer las manos al sol durante este procedimiento. Finalmente sólo te lavas las manos con agua y jabón.

Disfrazar el color amarillento

Otra manera de corregir las uñas amarillentas, es utilizando una lija pulidora. Pasar la lija ligeramente sobre las uñas amarillas. Esta práctica no debe ser constante, ya que puede fomentar la descamación y el debilitamiento de las uñas.

Para evitar que las uñas se vuelvan amarillas es muy importante seguir algunas recomendaciones:

  • Base: es muy importante pasar una capa de base incolora de uñas antes del esmalte. De esa forma el esmalte no entrará en contacto directo con las uñas. No pases el esmalte directamente sobre las uñas.
  • Limpieza: no dejes que tus uñas expuestas a productos químicos durante los servicios domésticos, como lavar la ropa o los platos. Por lo tanto, es importante usar guantes protectores para no dañar o manchar las uñas.
  • Tonos de esmalte de uñas: has un intervalo entre esmaltes oscuros y claros. Esto también es una gran manera de evitar las que las uñas tomen un color amarillento.
  • Intervalo entre el esmaltado: siempre un día antes el nuevo esmaltado, quitar el esmalte viejo con un removedor que no contenga acetona y dejar que las uñas “respiren”. Así disminuye las posibilidades de que tus uñas se vuelvan amarillentas.